REIGOSA, M. G. (20 de mayo de 2020). <<A veces nos ocultan los síntomas del covid-19, llaman por un dolor>>. La Voz de Galicia. Recuperado de www.lavozdegalicia.es 

Los técnicos de las ambulancias atienden ahora menos servicios pero dedican más horas a su trabajo 

Los técnicos de emergencias sanitarias que se ocupan del servicio de ambulancias viven en primera línea la batalla contra el covid-19. Es un colectivo que en Galicia agrupa a 1.650 trabajadores y a finales de abril solo doce habían dado positivo, según datos de la Federación Galega. Su presidente, Enrique Blanco, también confirma que el número de prestaciones ha caído en torno a un 15 %. Por contra, el tiempo de trabajo se ha incrementado, a pesar de que las carreras son más rápidas por el descenso de tráfico. Y lo eran más hasta el inicio de la desescalada. Extremar el cuidado y las medidas de desinfección requiere sus horas.

Si bien la tarea es la misma, los matices dibujan un escenario que ha cambiado sustancialmente. La circulación es tan fluida que apenas tienen que utilizar las señales acústicas. Las asistencias por accidentes laborales o de tráfico ahora ocupan un porcentaje residual. También han caído los infartos. «Antes la gente enseguida activaba el servicio ante un dolor torácico o de pecho, actualmente intenta ir lo mínimo posible a las urgencias o los puntos de atención continuada», constata Enrique Blanco.

Las estadísticas son elocuentes: «El perfil del paciente que estamos trasladando desde el estado de alarma, a través de servicios que gestiona del 061, corresponde a positivos o posibles positivos de covid-19 en un 60 % de los casos».

 

Emociones que congelan

Ahora no está permitido que viajen acompañantes en la ambulancia y ese impedimento lleva a los técnicos sanitarios a vivir escenas que quedan grabadas en el disco duro de las emociones y que congelan el alma. «Algunos pacientes —comenta Enrique Blanco— son conocidos por los trabajadores porque ya los solíamos llevar antes de que pasase todo esto. Otros son nuevos. Cuando coinciden de avanzada edad y con otras patologías y ves cómo se despiden de los suyos... Les dices que van al hospital para ponerse bien, tratas de animarlos, pero es un tema emocional muy fuerte».

La huella del miedo y de la preocupación se manifiesta en otras escenas: «A veces nos ocultan los síntomas del covid-19, llaman por un dolor de estómago o en un brazo y lo que te encuentras es otra cosa. Y cuando llegamos a un edificio la gente se aparta de nosotros. Esto se puede entender, pero pedimos, por favor, que cuando llamen a una ambulancia no escondan la realidad».

En el caso de pacientes que requieren un traslado periódico, como los de oncología o diálisis, las rutinas siguen siendo las mismas salvo en un aspecto: «Ahora la ruta que más lleva puede llegar a cuatro. Si antes podían ir seis en una ambulancia, ahora son necesarias dos, lo que implica más servicios y más kilómetros». Son circunstancias que, probablemente, permanecerán en el tiempo. Así lo cree Enrique Blanco: «Este virus ha venido para quedarse y hasta que no tengamos una vacuna hay que mantener una seguridad y una disciplina, sobre todo en la limpieza y en las distancias».

 

Protección personal y ozono o lejía para desinfectar el coche

Hay un antes y un después en el tiempo que dedican los técnicos de emergencias sanitarias a la desinfección. Antes el protocolo establecía una intervención a la semana en el vehículo, e inmediatamente después de cada traslado de un paciente infeccioso. Eran casos contados.

Ahora este tipo de pacientes son mayoría. Y tras cada viaje toca tarea. «Al principio era un proceso de unas tres horas —indica Enrique Blanco—. Ahora, con la incorporación de las máquinas de ozono, se ha reducido a una hora». También se usa «hipoclorito sódico», más conocido comúnmente como lejía, sobre determinadas superficies.

La otra parte es la de la protección personal: «Utilizamos monos con mascarillas FFP2, gafas integrales, doble guante y la máscara facial. Es fácil ponerlo, pero a la hora de quitarlo se requiere un tiempo porque hay que actuar con prudencia y profesionalidad».

Blanco atribuye el bajísimo índice de contagios en el colectivo a todas estas medidas y a que el sector supo anticiparse con la compra de material: «Se hizo un pedido importante a finales de febrero. Y el 061, a través del Sergas, nos ha incluido entre el personal al que se le distribuye material sanitario. Hace unos días el ministerio envió equipos de protección individual a las comunidades autónomas y estas a su vez los repartieron entre el personal sanitario y empresas colaboradoras, como es nuestro caso».

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa


 banner 2020

 

      AMA-Seguros Abanca  WhatsApp Image 2019-11-12 at 10.50.31