ABELAIRAS, B. (9 de octubre de 2020). "Los cuidados paliativos no son el final, atendemos pacientes hasta diez años". La Voz de Galicia. Recuperado de www.lavozdegalicia.es 

Marcelino Mosquera Pena, presidente de la Sociedad Gallega de Cuidados Paliativos, pide que se reorganice este servicio en hospitales y residencias con un plan

Marcelino Mosquera Pena lleva muchas décadas trabajando con los enfermos más sensibles, aquellos a los que los tratamientos ya no les pueden hacer mejorar, pero a los que les queda una gran esperanza: la de estar sin dolor y donde quieran. «Siempre se piensa que en paliativos tenemos a pacientes oncológicos y yo replico con el mismo ejemplo: entre una persona con un tumor de próstata y otra con una insuficiencia cardíaca, la primera ha tenido más suerte, va a vivir más y mejor, porque los cuidados paliativos no son el final, atendemos a pacientes durante diez años», cuenta un especialista que nació en el 1963 en San Cibrao, trabaja en la unidad del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol y es el presidente de la Asociación Gallega de Cuidados Paliativos.

-¿Hacen falta más unidades de cuidados paliativos?

-Claro, uno de cada dos pacientes va a necesitar estos cuidados al final de su vida. Galicia tiene muchos enfermos crónicos avanzados, pero cuando hablamos de este tipo de enfermos nadie piensa en los tumores, cuando la mayoría de los cánceres son crónicos. Sin embargo, hay otras dolencias que requieren estos cuidados y no son oncológicas, como el párkinson, la insuficiencia cardíaca avanzada, el alzhéimer... Por eso pedimos cambios para preparar el sistema.

-Siempre suena a que son para una etapa corta e irreversible...

-Hay que cambiar el chip a los pacientes. De hecho, se ha intentado cambiar el nombre de paliativos, porque va asociado a muerte igual que la morfina se une con el pensamiento de no hay nada más y me voy a morir. Los cuidados paliativos no pueden identificarse con sedación, morfina o muerte, porque nosotros nos dedicamos a controlar los síntomas, no a tratar enfermedades, para eso están los oncólogos, los cardiólogos... Aunque llega un momento en el que todas esas terapias no surten efecto y tenemos que poner los medios para controlar el dolor, la ansiedad, la depresión, por eso son cuidados multidisciplinares. Estamos muchos en el equipo. Cuando me preguntan ¿me voy a morir? Siempre contesto: ‘No lo sé, pero de aquí hasta que se muera hay mucho trabajo por hacer y hay que mejorar esa calidad de vida'.

-Entrar en paliativos marca de alguna manera un final...

-No es así, nosotros tenemos pacientes están con nosotros siete, diez años... Una de las cosas que comentaba un colega, Carlos Centeno, es que nosotros hacemos una medicina altamente tecnificada y eso es algo que la gente no lo entiende. Hacemos la medicina más difícil, la que se basa en la comunicación, hablar con el paciente, entendernos con él.

-¿Qué es lo más complicado?

-Hay que preguntarle al enfermo, saber qué quiere hacer y respetar los principios éticos. Si no quiere estar en un hospital hay que procurarle una solución donde vive y esto ahorra costes. ¿Por qué en el País Vasco es una prioridad la voluntad del paciente? El problema es que en Galicia no tenemos un plan adecuado.

-¿Por qué?

-En mi mesa tengo seis borradores para ese plan y también están en la Consellería. Además la ley de derechos y garantías de los enfermos terminales recoge que deben crearse, pero tampoco se aplica. Hace falta voluntad política y dejar de hacer borradores para poner en marcha uno. En Galicia hay unidades de cuidados paliativos integradas en los hospitales, pero hay que organizar los recursos y sus funciones: coordinarlos con primaria; crear una especialidad para formar a los médicos jóvenes y hacer que las residencias inviertan en estos cuidados. Con la pandemia se ha visto que hay que cambiar el modelo de los geriátricos, tienen que tener más personal y contratar a enfermeros y médicos para ofrecer un buen morir: estar cómodos hasta el final sin dolor. El protagonista tiene que ser el paciente y nunca la enfermedad. Cuando el dolor está controlado la gente habla sin tapujos y está alegre. Y para conseguir esta meta se pueden usar instrumentos como el testamento vital o la historia de valores.

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa


 banner 2020

 

      AMA-Seguros Abanca  WhatsApp Image 2019-11-12 at 10.50.31    

 

ANUNCIO DESCUENTO MÁSTER UEM page 0001