Imprimir

HERMIDA, M. (19 de enero de 2021). "Vemos morir familias enteras, el otro día a una madre y una hija de 19 años en el mismo día". La Voz de Galicia. Recuperado de www.lavozdegalicia.es 

Julio Armas, urgenciólogo, conciencia en las redes sobre la dureza del covid pese a que los negacionistas de la pandemia no dejan de insultarle ni amenzarle de muerte

Julio Armas, médico de urgencias en el hospital comarcal de Vinalopó (Elche) es uno de las decenas de sanitarios españoles que está convencido de que mientras sigamos pensando que los muertos de la pandemia son números, mientras no les pongamos rostro, no nos daremos cuenta de la tragedia que el covid supone. Por eso él se empeña en contar sus historias. Lo hace a través de las redes sociales, en las que suma unos 30.000 seguidores. Escribe desde las tripas, «destrozado por ver tantas muertes, tanto sufrimiento en el día a día y con el sentimiento constante de que esto hay que pararlo». Leer sus tuits es demoledor. Escucharlo de viva voz todavía duele más.

Desde Elche, Armas cuenta que el escenario al que sus compañeros y él se enfrentan es siempre el mismo: «Llegas y no hay sitio para ingresar a tus pacientes de covid-19, la uci llena, el hospital colapsado, luego ves fallecer a muchos de esos pacientes, ves que otros sufren porque no tienen cama y están en camilla, que están solos y perdidos... Todo eso te va generando un agobio y un estrés que necesitas soltar, que necesitas gritar a ver si esto para. Y eso es lo que hago. Pedí que nos confinasen y me llovieron críticas, porque la gente está cansada de la crisis económica. Lo siento, las medidas sanitarias están divorciadas de la economía, pero lo que vivimos es un drama». Luego, da detalles de esa tragedia que ve diariamente.

Cuenta que hace unos días le tocó atender a una paciente que acudía por tercera vez a urgencias porque creía tener síntomas de covid-19. El hecho de que solo sufriese un constipado le llevó a pensar que esa mujer estaba allí por otra causa. Se sentó a hablar con ella y se quedó helado: «Me dijo que su hija había muerto por covid-19, que su marido estaba en la uci con coronavirus y su madre, en una residencia, pasando también la enfermedad. Ella estaba sola en casa y se desesperaba, por eso venía al hospital. Conseguí que al menos pudiese ver por el cristal de la uci a su marido, es todo lo que pude hacer por ella».

«¿Cómo le consuelas?»

No es la única historia terrible. Hace menos de una semana se enfrentó a otra: «Una trabajadora de admisión me llamó porque estaba allí un señor que necesitaba ayuda con un papel, con un informe. Cuando me contó lo que pasaba fue terrible. Su hija de 19 años y su mujer habían fallecido con tres horas de diferencia por covid-19. ¿Cómo le consuelas, qué le dices? En la primera ola veíamos morir a los abuelos, y nos daba pena infinita. Ahora vemos morir a familias enteras».

Contra Armas se revuelven los negacionistas. El insulto es diario y las amenazas de muerte también. Le da igual. Tiene claro quién es: «Los negacionistas dicen que soy un títere de un sistema global que quiere dominar el mundo. Lo que soy es un simple médico de un hospital comarcal que ve morir gente que no debería morir, tanto de covid como de otras enfermedades».