Ourense, 25 de abril del 2020|Después de 42 días de estado de alarma en el país, y por tanto, de confinamiento, los aplausos de las 20h continúan inamovibles, con un gran respeto hacia todos los profesionales sanitarios que siguen incansables luchando contra el virus.

Y, por desgracia, también continúan las quejas por parte de los sanitarios, que denuncian los errores de gestión, como el que llevó la semana pasada a miles de profesionales a usar durante, en algunos casos, diez días, las mascarillas defectuosas de la marca Garry Galaxy, pensando que estaban protegidos. Esta es solo una más de las batallas que han librado durante este mes y medio, todos los trabajadores del sector sanitario.

Desde el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense, nos atiende Senén Ramos, que lleva desde noviembre del pasado año trabajando en Urgencias por lo que, ha vivido de primera mano todas las etapas de esta pandemia. A pesar del gran esfuerzo que están realizando, la necesidad de irse adaptando continuamente a nuevas realidades y la tristeza que supone ver como aumentan las cifras del virus diariamente, Senén y sus compañeros lo tienen claro: «#Resitiremos». 

Pregunta: Después del uso de las mascarillas defectuosas Galaxy, ¿se hizo prueba a todo el personal? ¿Cuánto tiempo han usando estas mascarillas defectuosas?

Respuesta: Se hizo prueba a todo el personal en los cuatro o cinco días siguientes. Las mascarillas se usaron aproximadamente tres o cuatro días (hasta que saltó la alerta sanitaria). 
En principio, es pronto para ver afectados, puesto que el período de incubación del Covid-19 es de unos díez días y las mascarillas se utilizaron la semana pasada, por lo que deberían repetirse los test rápidos al personal que las usó, hacia finales de esta semana, para poder hacer un cribado realista y veraz. 

P:¿Cómo habéis vivido, en general, en el Hospital de Ourense todo este mes y medio de estado de alarma? 

R: Se notó un descenso importante de la demanda de la urgencia convencional (traumatismo, cardiovascular, sepsis, etc. ), pero en cambio, se incrementó mucho (en ocasiones llegó a ser agobiante) la demanda de urgencia en patología respiratoria inducida por el SARS-CoV-2 y su comorbilidad.

P: El personal sanitario, ¿cómo os encontráis de ánimo?

R: A día de hoy estamos fuertes, sabemos a lo que nos enfrentamos y asumimos en equipo todos los retos y el esfuerzo extra que supone trabajar con unas medidas de protección y seguridad tan estrictas y complejas. Pero este proceso ha supuesto un aprendizaje y un cambio en las rutinas y procesos asistenciales notorio, que ha requerido constantes actualizaciones en los protocolos y en la forma de trabajar por parte de todos y cada uno de los trabajadores.

P: Sabemos que ha habido escasez de material de protección para el personal pero, ¿cómo está la situación ahora? ¿Hay EPIs suficientes? ¿Son de la calidad adecuada?

R: Al principio estábamos un poco perdidos y el material era escaso, actualmente estamos bien equipados y protegidos en nuestro entorno laboral. El tema de las mascarillas defectuosas nos ha sorprendido a todos y creemos que deberán depurarse las responsabilidades oportunas al respecto por parte de quien ha suministrado dicho material no homologado.

P: ¿Cómo es el protocolo de uso? ¿Se reutilizan?

R: Se pone una FFP2 o una N95 por debajo (primera capa), luego una mascarilla quirúrgica simple (segunda capa), y luego una pantalla de acetato o metacrilato tipo casco como última barrera (tercera capa). No se reutilizan, ni se lavan: se desechan todas (la FFP2 o N95, al terminar el turno de trabajo y la quirúrgica, al terminar la exploración y/o tratamiento del paciente, y justo antes de salir del box).

P: ¿Os habéis visto en la situación de tener que atender a un paciente infectado sin protección?

R: Si, claro, pero debemos precisar, digamos que sin protección completa. En alguna ocasión puntual, en una situación de urgencia crítica, con compromiso vital del paciente, se ha entrado a salvar la vida del mismo y posteriormente se ha positivizado en un control radiológico o serológico el Covid-19.

Igualmente, en el circuito limpio de la urgencia (áreas no Covid), a veces una urgencia simple (dolor abdominal, fractura de cadera, dolor torácico, etc.), sin clínica ni sintomatología, luego se ha tenido que trasladar a zona Covid, tras examen radiológico.
Digamos que es un riesgo ‘asumible’ que tienes en tu día a día y con el que te ‘acostumbras’ a convivir, aunque siempre estás alerta y con mascarillas y guantes, y ya en esta fase de la pandemia, con mandilón plástico o bata desechable.

P: ¿Cómo gestionáis internamente el hecho de no haber material suficiente para ejercer vuestro trabajo?

R: Al principio confeccionamos pantallas en impresoras 3D, cosimos mascarillas y gorros de tela, pero su función y utilidad no llegó a ser estrictamente necesaria.
Sí que es cierto que compramos (mediante un fondo común aportado por los trabajadores) unas pantallas de desbrozar que han resultado muy útiles y se usan diariamente.

P: ¿Se han hecho tests al personal antes del tema de las mascarillas? ¿Alguien de la plantilla ha tenido síntomas?

R: Hubo algún caso puntual de compañeras con síntomas, a las que Medicina Preventiva tardó bastante en hacerle los test (hablamos del principio de la pandemia).

P: ¿Hay personal suficiente? ¿Se han contratado enfermeras/os?

R: El personal ha sido suficiente, salvo en los picos de la pandemia, que ha habido bastante apuro y demanda asistencial. Se han reforzado las necesidades de personal de forma correcta. Salvo casos muy puntuales.

P: ¿Os cambian de planta, de unidad? ¿El personal que está en contacto con pacientes infectados también trabaja con pacientes sanos y no sospechosos de estar infectados?

R: No nos han cambiado de unidad y no ha habido contaminación cruzada. Unos equipos trabajan en el área Covid y otros en la zona ‘limpia’.

P: ¿Qué actitud tienen los pacientes ante la situación? ¿Entienden los protocolos? ¿Los respetan o hay quejas? 

R: En los momentos más críticos, la gente estaba muy nerviosa y junto a la falta de familiares (se prohibió la entrada de acompañantes en Urgencias, salvo casos muy puntuales y justificados), provocó situaciones dolorosas que causaron angustia y ansiedad a pacientes, y consecuentemente, al personal.

Hubo al principio muchas quejas porque no se entendían las normas, ni el porqué de las mismas: quizás la información mediática era contradictoria y esto fomentaba ese clima general de miedo a lo desconocido, y desconfianza.
Afortunadamente a día de hoy la gente es completamente consciente de la situación y colabora perfectamente en la mayoría de los casos.

P: ¿Os dan suficiente información sobre cómo está la situación, cómo debéis actuar?

R: Sí. Se revisan constantemente protocolos, rutinas de trabajo, empleo de material fungible y circuitos asistenciales.

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa