"Si damos a las enfermeras las claves para detectar víctimas de trata veremos grandes avances"

Conoce a tu enfermer@ Visto: 431

Pilar Manso, fiscal de Extranjería de la provincia de Ourense y fiscal adscrita al Juzgado de Instrucción número 1 de Ourense, es la docente de "La enfermería, pieza clave en la lucha contra la trata de seres humanos", unas jornadas formativas que se celebrarán los próximos 17, 19 y 21 de enero en el salón de actos Isabel Zendal de la sede colegial. A lo largo de tres jornadas las enfermeras conocerán las claves para detectar a víctimas de trata y las herramientas para luchar efectivamente contra esta problemática 

Ourense, jueves 13 de enero de 2020.- Según datos del Ministerio de Interior, se calcula que 45.000 personas son víctimas de trata en nuestro país, una cifra que en el mundo superaría los 4 millones de hombres, mujeres y menores de edad que sufren explotación sexual, tráfico de órganos, mendicidad forzada o casamientos igualmente obligados. Es un número estimado porque es difícil identificar a estas víctimas debido al gran hermetismo al que son sometidas por parte de las organizaciones criminales que las reclutan y las explotan. Se calcula que por cada víctima identificada hay otras 20 más sin detectar.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, las dos terceras partes de las víctimas que son detectadas por las autoridades son mujeres, cuyo destino, en el 79% de los casos, es ser sometidas a la explotación sexual, seguido de un 18% de casos con fines de explotación laboral y trabajos forzados. En nuestro país, el consumo está creciendo en el tramo de 18 a 25 años y somos el primer consumidor de prostitución de Europa y el tercero en el mundo, según la Universidad de Comillas.

Los datos indican que estamos ante un delito que se comete con más frecuencia de lo que suponemos. “El problema de las víctimas de trata es que, aunque todos somos conocedores de esta situación, la sociedad no las quiere ver y les da espalda, algo similar a lo que sucedía con las víctimas de violencia de género no hace tanto tiempo”, explica Pilar Manso, fiscal de Extranjería de la provincia de Ourense. “En este sentido, sí que hemos visto un gran avance contra la violencia machista; si conseguimos que la enfermería participe en la lucha contra la trata de seres humanos, haremos progresos muy importantes”, continua.

La inclusión de la enfermería en la detección de víctimas de trata es una reivindicación de las profesionales tanto a nivel internacional como nacional. El Consejo General de Enfermería ha pedido al gobierno un plan de acción que incluya programas de formación específicos para enfermeras en los que se les den las claves para poder indicar que una persona está siendo víctima de trata.

Mientras esperamos a que estas demandas sean una realidad, el Colegio de Enfermería de Ourense vuelve a ser pionero al ofrecer una formación inédita en nuestro país. “La enfermería, pieza clave en la lucha contra la trata de seres humanos” son unas jornadas formativas en las que Pilar Manso compartirá sus conocimientos y experiencia en la lucha contra esta actividad delictiva, centrándose en la importancia de la enfermería como elemento clave en su lucha. “Me siento realmente afortunada por ser la encargada de esta formación porque es una reivindicación que las enfermeras han venido solicitando desde hace tiempo. Para mí es un orgullo que el Colegio de Enfermería de Ourense apueste por formar a sus profesionales en la lucha contra una problemática de tal calado a nivel nacional e internacional como es la trata de humanos", relata Pilar Manso,

¿Quiénes son las víctimas de trata?

Las víctimas de este delito son mayoritariamente mujeres de Latinoamérica, Europa del Este y África que se han visto forzadas a salir de su país: “No es cierto que las personas que ejercen la prostitución lo hagan como una elección libre. Muchas se ven forzadas a hacerlo porque forman parte de familias de 8 o 10 miembros donde se las ve como una fuente más de ingresos”, dice Manso. Y es que, en muchos casos, la persona que explota a la víctima es un familiar cercano, un padre o un hermano, que en muchos casos “lleva abusando de la víctima durante años en el propio hogar”.

¿Cómo se recluta a las víctimas?

La promesa de una vida mejor en el país de destino es una de las promesas que se hace a la víctima, especialmente a las menores, y aquí entra en juego la figura del lover boy: “Las organizaciones se encargan de que la persona que capta sea un hombre joven, atractivo, elocuente. Esta persona seduce a la víctima y le asegura un futuro prometedor, con un buen trabajo y una casa en España”, cuenta la fiscal ourensana. Estas mujeres no descubren que han sido engañadas hasta que llegan al club o casa donde van a ser explotadas sexualmente. 

Pero entre la captación y la llegada hay diferentes agentes implicados, normalmente en diferentes países. El ciclo habitual es: captación, transporte, traslado, acogida y, finalmente, recepción. Por eso es tan complicado desarticular a una organización criminal de este tipo. “No se trata de una sola persona la que participa en la trata, sino que es una cadena: el que capta en el país de origen, el que se encarga del traslado entre países, el que recibe en el país de destino…”.

Cómo puede ayudar la enfermería

“La enfermería desempeña un papel esencial por encontrarse en lugares a los que muchas víctimas acuden solicitando asistencia. Tienen una posición ideal para contactar y detectar a mujeres que han sufrido trata y prostitución forzada”, analiza Manso.

Además, Pilar Manso insiste en la idoneidad de la enfermera como agente básico en la lucha contra la trata: “Se trata de una profesional especialmente observadora. Si le damos las claves para detectar víctimas de trata de seres humanos veremos grandes avances”. No solo se trata de analizar a la propia víctima, sino que es fundamental hacer una valoración global: “Desde la enfermería se tiene un trato directo y continuo con la víctima, que permite realizar una evaluación de la realidad y el entorno de esta persona. Nos ayudaría a obtener una gran cantidad de datos para que finalmente las autoridades podamos identificar a esa víctima”.

“Cuando una persona llega a urgencias la primera profesional con la que está, antes incluso que el médico, es la enfermera, una figura que la víctima siente muy cercana, que puede confiar en ella”, explica la fiscal de Extranjería.

A pesar de ocupar un lugar clave, reconocer las señales que hagan sospechar que una profesional se encuentra ante una posible víctima de trata no es sencillo, porque lo habitual es que no manifiesten estar viviendo esta situación.

Algunas señales a las que prestar atención

La fiscal y docente de este curso expone algunos de los indicios a los que los profesionales sanitarios deben prestar atención para poder detectar a una posible víctima de trata. Por ejemplo, cuando acuden a un centro de Atención Primaria o un centro hospitalario, acostumbran a no presentar ningún documento identificativo y suelen utilizar nombres falsos. “La actitud que la víctima suele mostrar es huidiza, incluso agresiva. Si le preguntas dónde se aloja, dirá que no conoce todavía bien la ciudad, que acaba de llegar; si te interesas por con quién vive, suelen decir que con una amiga que le presentó otra persona, que la deja quedarse unos días… Respuestas evasivas para evitar dar detalles sobre su dirección o residencia”, explica Pilar Manso.

Entre los servicios más demandados por estas víctimas se encuentran Atención Primaria, Urgencias, Obstetricia, Ginecología y Salud Mental. La tipología de las lesiones que puede presentar la víctima también son importantes para tratar de identificar a una víctima de explotación sexual, por ejemplo. Dientes rotos, cardenales, enfermedades de transmisión sexual o secuelas de abortos practicados de manera inadecuada son algunas de ellas. Es habitual también que presenten lesiones psíquicas y toxicomanía. Nos cuenta la docente del curso que “en ocasiones, lo primero que hacen a las mujeres que van a ser explotadas sexualmente es generarles una adicción a determinadas drogas. Una vez que adictas a la droga, es más fácil tenerlas controladas".

Estas son solo algunas de las claves que la fiscal Pilar Manso dará a las profesionales que acudan a las jornadas formativas, además de diferentes casos prácticos, los días 17, 19 y 21 de enero, de acceso totalmente gratuito para las colegiadas del COE de Ourense. Toda la información sobre el curso está disponible en nuestra web.

Imprimir