La Comisión de Salud Pública aprueba ampliar el grupo de personas a las que administrar una dosis adicional de la vacuna de COVID-19

REDACCIÓN (16 de septiembre de 2021). La Comisión de Salud Pública aprueba ampliar el grupo de personas a las que administrar una dosis adicional de la vacuna de COVID-19. Diario Enfermero. Recuperado de www.diarioenfermero.es

La Comisión de Salud Pública ha aprobado, en la reunión celebrada hoy, ampliar el grupo de personas a las que administrar una dosis adicional de la vacuna del COVID-19. Así, a las personas con trasplante de órgano sólido, los receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos y las personas en tratamiento con fármacos anti-CD20 se unirán el resto de las personas que forman parte del grupo 7, aquellas con ciertos tratamientos inmunosupresores, de muy alto riesgo, y las residentes en centros de mayores.

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha seguido así las recomendaciones de la Ponencia de Vacunas, que está analizando diferentes propuestas según la evidencia disponible para ampliar los grupos a los que se suministrará una dosis adicional de vacuna contra el COVID-19.

De esta manera, siguiendo la revisión de la Ponencia de la evidencia de los beneficios que una dosis adicional puede aportar se vacunará con la misma a los pacientes oncohematológicos en tratamiento quimio radio-terápico y aquellos con patologías de base que requieran de tratamiento inmunosupresor, entre otros.

La Comisión de Salud Pública ha acordado asimismo que la dosis adicional se ponga a las personas residentes en centros de mayores, dado su perfil de fragilidad, pluripatología y entornos cerrados. La Ponencia de Vacunas ha trasladado a la Comisión, y así esta lo ha resaltado, que no hay que olvidar en este momento que la principal recomendación es vacunar a todas las personas mayores de 12 años que todavía no lo estén.

 

Docentes, padres y alumnos exigen enfermeras escolares en los centros para garantizar la seguridad en las aulas y la continuidad del aprendizaje

Jueves, 16 de septiembre de 2021.- Organización Colegial de Enfermería

• La presencialidad es clave en la educación de los niños, sobre todo, de los más pequeños. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia y especialmente en la primera ola, esa presencialidad se ha visto interrumpida, afectando al proceso de aprendizaje. Docentes, padres y alumnos exigen contar con enfermeras escolares en todos los centros para garantizar la seguridad en las aulas y con ello la continuidad lectiva.

• Además, las enfermeras escolares podrían contribuir a un mejor control de la pandemia mediante la vacunación en centros educativos, registro de inmunizados, seguimiento de posibles efectos secundarios y posterior informe a Salud Pública.

• Enfermeras escolares, docentes, padres y alumnos han participado en el seminario web “Segundo curso con pandemia en las aulas: experiencia previa, retos y objetivos” para hacer balance del curso anterior y dar las claves para afrontar con seguridad el que acaba de comenzar.

• El curso, de carácter gratuito, ha sido organizado por ISFOS, el Instituto de Formación Superior del Consejo General de Enfermería, con la Asociación de Enfermería Escolar AMECE.

Desde el inicio de la pandemia, los alumnos han sufrido el impacto del COVID-19 en su educación. Tras un curso interrumpido durante meses en la primera ola llegó un segundo curso que, según los expertos, fue mejor de lo previsto pero que aún así ha afectado a su proceso educativo. Con el objetivo de garantizar la seguridad en las aulas, docentes, padres y alumnos exigen la presencia de enfermeras escolares en todos los centros, una necesidad que viene de lejos pero que la pandemia ha hecho aún más evidente.

Para analizar la experiencia educativa desde la llegada del COVID-19 y acometer el nuevo curso con las máximas garantías para la seguridad en las aulas y la continuidad de las clases presenciales, representantes de toda la comunidad escolar se han dado cita en el seminario web “Segundo curso con pandemia en las aulas: experiencia previa, retos y objetivos”.

La sesión ha sido organizada por el Instituto Superior de Formación Sanitaria ISFOS e inaugurada por su directora y vicepresidenta del Consejo General de Enfermería, Pilar Fernández, quien ha hecho hincapié en que “existe una gran incertidumbre de toda la comunidad educativa sobre cómo va a transcurrir el nuevo curso. La experiencia previa nos permite ser optimistas en cuanto a que el profesorado ya está vacunado y los alumnos mayores de doce años han comenzado también a estarlo. Además, sabemos más de lo que sabíamos hace un año sobre la transmisión y las medidas de prevención. Sin embargo, sigue siendo esencial contar con enfermeras escolares en los centros, enfermeras que sean capaces de detectar un posible caso de contagio y activar el protocolo con conocimiento, enfermeras que pueden además coordinarse con los centros de Atención Primaria para organizar la vacunación de los alumnos dentro de las aulas y hacer un registro y seguimiento de la inmunización que puede ser muy útil para el control de la pandemia”.

Por su parte, la enfermera Natividad López Langa, presidenta de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar (AMECE), ha explicado que “el curso pasado fue muy complicado, tanto por el elevado índice de casos que hubo en determinados momentos, asociado a las distintas olas, como por todas las dudas que iban surgiendo, los positivos de los profesores que a veces no eran sustituidos con la rapidez que requería la situación, el confinamiento temporal de los niños cuando había un positivo… Hoy, nos hemos reunido todos los agentes implicados para analizar la evolución del curso anterior y resolver todas las dudas que surjan con respecto al que acabamos de comenzar”.

Garantizar la educación

El hecho de que la mayoría de los centros educativos no cuenten con enfermeras escolares obliga a los profesores a asumir funciones para las que no están preparados y les resta tiempo para las que sí son sus competencias. Más allá del COVID-19, entre los alumnos hay muchos que padecen una enfermedad crónica -diabetes, asma…- y precisan de la administración de tratamientos durante el horario lectivo, un hecho al que se suma el día a día con caídas, picaduras y otro tipo de accidentes habituales. El COVID-19 no ha hecho sino añadir más carga y responsabilidad a aquellos profesores, la mayoría, que no cuentan con el apoyo de una enfermera escolar.

Como ha explicado la enfermera escolar Paz Gatell Maza, del CEIP San Pío X de Majadahonda, “en aquellos centros donde hay enfermeras escolares, hemos sido las que lógicamente hemos asumido el rol de coordinadoras COVID, pero en aquellos donde no cuentan con nosotras lo ha hecho un miembro de la dirección del colegio y eso les ha generado no sólo una carga de trabajo añadida sino muchas dudas sobre cómo actuar. Las enfermeras escolares estamos siendo esenciales en el control de la pandemia en los centros educativos en los que estamos porque sabemos cuándo un caso puede ser o no COVID y cómo actuar, poniendo en marcha el protocolo. Eso hace que las clases no se vean interrumpidas con las idas y venidas de los profesores, por ejemplo. Nosotras acudimos a la clase, recogemos al alumno que se encuentra mal y evaluamos la situación. Ante un determinado malestar, un profesor no puede discernir entre una sospecha de COVID, un resfriado o algo que le ha sentado mal al alumno”.

Esta enfermera ha abogado además por la vacunación frente al COVID-19 en las aulas: “eso nos permitiría tener un mayor control de qué alumnos están inmunizados y hacer un seguimiento de los posibles efectos secundarios. Además, el registro de esos datos y su reporte a Salud Pública podría ser muy útil para el control de la pandemia”.

Presencialidad y organización

Por su parte, Pedro Jesús Ayala, director del CEIP Francisco de Goya de Almería y presidente de la Asociación Andaluza de directores/as de Centros de Infantil, Primaria y Residencias Escolares (ASADIPRE) en esta provincia y vicepresidente a nivel autonómico, ha hecho hincapié en la importancia de mantener la presencialidad de los alumnos en los centros escolares: “la presencialidad es fundamental porque permite la socialización desde edades tempranas y les enseña resolver los conflictos. Además, no estamos preparados para la formación on line y esto es así sobre todo si hablamos de los más pequeños”.

Con respecto al curso pasado ha explicado que “fue muy complicado. Nosotros estábamos saturados y las enfermeras también. Recibíamos llamadas a cualquier hora para comunicar que había un positivo, las instrucciones a seguir cambiaban de un día para otro… Nosotros exigimos que haya enfermeras escolares en este escenario, pero también sin él porque más allá de la pandemia, en el día a día de nuestros centros, tenemos alumnos que requieren medicación, puntual o crónica, otros que sufren caídas… nosotros somos profesores, no sanitarios. Además, las enfermeras escolares desempeñan una labor educativa en el ámbito de la prevención y la adquisición de hábitos saludables muy importante”.

Familias y alumnos también lo tienen claro. Así, para Leticia Vázquez Ferreira, presidenta de la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Educación Pública (CODAPA), “la enfermera escolar da seguridad a las familias”. Vázquez ha explicado cómo la falta de información durante el curso escolar había generado tal miedo e incertidumbre que en casos como el de la Línea de la Concepción el cien por cien de las familias no quisiera llevar a sus hijos al colegio en el inicio de curso. “Contar con una enfermera escolar en el centro da seguridad a los padres y eso repercute en el buen funcionamiento del colegio. Para nosotros es fundamental, ahora por la pandemia, pero ya era necesario antes y cuando esto pase lo seguirá siendo”.

Y no ha faltado la visión de los alumnos y para ello la sesión ha contado con Pedro Hernández, actualmente en la Universidad Complutense de Madrid y que el año pasado cursaba el bachillerato en el Colegio Base de Madrid. Pedro ha compartido su experiencia durante el curso anterior y ha explicado su visión de cómo se presenta el 2021-2022.
“El año pasado, al principio, teníamos muchas dudas sobre cómo iba a transcurrir el curso en semipresencialidad. Afortunadamente, gracias a las medidas de prevención y a la tecnología pudimos sacar el curso adelante sin perder el contacto con nuestros amigos y compañeros. En nuestro caso, contábamos con una enfermera escolar y ella fue clave: proporcionaba información puntual sobre cuál era la situación del instituto, sabía cómo actuar ante un caso de sospecha, periódicamente se pasaba por las aulas para insistir y reforzar las medidas de prevención… Eso nos dio una gran seguridad en nuestro día a día”.

EIR 2022: Sanidad publica la convocatoria de 1.822 plazas

REDACCIÓN (13 de septiembre de 2021). EIR 2022: Sanidad publica la convocatoria de 1.822 plazas. Diario Dicen. Recuperado de www.enfermeria21.com

La edición del pasado 11 de septiembre del Boletín Oficial del Estado (BOE) ha hecho pública la convocatoria de las 1.822 plazas que el Ministerio de Sanidad ha destinado al EIR del 2022, dentro de la oferta total de 10.634 vacantes de Formación Sanitaria Especializada. De acuerdo con lo expuesto por la autoridad sanitaria en un comunicado, esta cifra supone un incremento del 3,8% con respecto a la del año anterior.

Según informan en el BOE, las solicitudes para formar parte de la convocatoria de este año podrán presentarse desde la 10 h de la jornada de hoy hasta las 14 h del próximo 27 de septiembre. El examen de 2022 constará de 200 preguntas, más otras diez de reserva, con cuatro opciones para responder y únicamente una correcta. La duración de la prueba será de cuatro horas y media.

Sanidad apunta, por otra parte, en la citada nota informativa, que el examen de esta convocatoria se realizará el 29 de enero de 2022, y que los actos de adjudicación tendrán lugar a partir del 26 de abril y la incorporación a la plaza, del 30 o 31 de mayo. Toda la información sobre la nueva oferta de plazas de Formación Sanitaria Especializada se encuentra disponible en la mencionada edición del BOE, a la que se puede acceder a través del siguiente enlace.

Preparación del EIR

A la hora de tomar la decisión de presentarse a estas pruebas, una vez oficializada la convocatoria, los aspirantes deben escoger entre prepararse la prueba en una academia o por su cuenta. Esta última opción, aunque es cierto que requiere un mayor grado de compromiso, permite a los estudiantes adaptar las jornadas de trabajo a sus necesidades y circunstancias personales en cada momento.

AulaEIR es una plataforma digital especializada en la preparación de este tipo de exámenes. Cuenta con dos opciones diferentes: el curso de EIR tutorizado, que incluye el acceso a Enferteca, un biblioteca virtual de más de 100 volúmenes, catalogados en diferentes colecciones, que abarcan todas las especialidades de la ciencia enfermera, así como el buscador científico Encuentr@, o el curso EIR autodidacta. Mediante la inscripción, los alumnos podrán resolver sus dudas y encontrar simulacros de pruebas, así como manuales y test.

Vuelve la presencialidad total en centros de salud

BLANCO, L. (16 de septiembre de 2021). Vuelve la presencialidad total en centros de salud. La Región. Recuperado de www.laregion.es 

Desde hoy se pueden solicitar las citas por teléfono o en la web del Sergas

El presidente de la Xunta anunció ayer que la atención presencial volvería a ser del 100% en los centros de salud gallegos “nos próximos días”. Después, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comseña, precisó que desde hoy se podrá obtener una cita presencial en Atención Primaria. Esto se hará por los canales tradicionales: la central de llamadas o la web del Sergas.

Esta medida llega tras unos meses en los que se ha recuperado paulatinamente una mayor actividad física en los centros de salud. Hasta ahora solo citaban presencialmente a casos por petición telefónica o previa valoración de los facultativos. “Sempre tivemos presencialidade, pero cun diferente procedemento. Agora será totalmente presencial e pedindo a cita coma sempre”, explica José Luis Muíño, coordinador del centro de salud de A Cuña. El avance de la vacunación, con la mayor parte de la población inoculada, permite este cambio.

Los centros de salud, durante estos meses de pandemia, redujeron la actividad presencial para evitar las aglomeraciones. Pese a ello, siempre estuvieron abiertos para aquellos pacientes que precisasen una atención en la consulta, incluidos casos sospechosos de covid: “Xa levamos tempo facendo test de antíxenos no propio centro, con circuitos específicos para eles”, señala Muíño. La vuelta a los servicios centralizados para pedir cita física permite quitar cierta carga de trabajo. Ya no evaluarán previamente si una persona requiere pasar por la consulta o las llamadas que colapsaba la líneas, no se harán.

La asistencia telemática en Atención Primaria continuará igualmente, aunque ya no será tan forzada como hasta ahora. Los facultativos han visto en ella una herramienta que ayudar a evitar aglomeraciones, como ocurría antaño en los centros de salud, por lo que la seguirán potenciando en los casos que así lo permitan. 

Responsabilidad

El médico de Atención Primaria en A Cuña reconoce que la posibilidad de tener una cita presencial debe usarse con “responsabilidade”. “Temos que evitar entre todos non volver á situación previa de aglomeracións nos centros de saúde”, destaca. Los próximos meses de otoño e invierno, propios de las enfermedades respiratorias, son claves para que no se llenen estos espacios que “poden ser focos de transmisión”. 

Esta es una de las preocupaciones de los médicos de Atención Primaria, que apelarán al “senso común” para que no surjan estas situaciones en un espacio “pechado, no que pode aumentar a posibilidade de contaxio”. El cumplimiento de las normas seguirá, con distancias y puntos de desinfección, así como el uso obligatorio de las mascarillas. “O máis importante é que se ventile e os pacientes acudan coa máscara posta”, recalca.

La Atención Primaria ha estado muy expuesta en esta pandemia, asumiendo una gran responsabilidad en esta lucha y ahora recuperan cierta normalidad: “Traballamos moi presionados en determinados momentos debido a alta demanda”.

Pérez Raya: "Apreciamos el esfuerzo por el aumento de plazas EIR, pero el número no es el adecuado"

LAPETRA, Í. (14 de septiembre de 2021). Pérez Raya: "Apreciamos el esfuerzo por el aumento de plazas EIR, pero el número no es el adecuado". Diario Enfermero. Recuperado de www.diarioenfermero.es 

“El número de plazas no es el adecuado. Aunque apreciamos y reconocemos el esfuerzo que están haciendo tanto el Ministerio de Sanidad como las comunidades autónomas siguen sin ser suficientes para cubrir las necesidades del Sistema Sanitario”. Así de contundente se muestra Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, tras conocer el número definitivo de plazas EIR para el próximo año.

1.822 serán los enfermeros que podrán especializarse el próximo curso. Una cifra que para Pérez Raya “es insuficiente y más en la situación actual en la que el sistema sanitario ha sido castigado fuertemente por la pandemia”.

En este sentido, el presidente de las enfermeras estima que “la oferta de plazas aprobada por el Ministerio de Sanidad en consonancia con las CC.AA. debería alcanzar las 10.000 plazas anuales. “Llevamos tiempo demostrando con informes el porqué de esta cifra y pidiendo al Ministerio que aumente las plazas para que la oferta sea la adecuada en base a las necesidades asistenciales de la población, y no vamos a dejar de reivindicarlo. Necesitamos más implicación por parte de las administraciones central y autonómica y soluciones reales para unas profesionales que se dejan la piel día a día”, apunta.

Es una realidad que la pandemia ha puesto de manifiesto la falta de profesionales. “Todos los agentes de la sanidad coincidimos en que una de estas carencias es la necesidad de invertir en un aumento de recursos humanos, entre ellos, de enfermeras especialistas. Un ejemplo muy claro son las plazas de formación de enfermeras y enfermeros de Geriatría. Hemos visto cómo las residencias han sufrido como nadie las consecuencias del COVID y no encuentran enfermeras”, apunta.

Asimismo, Pérez Raya pone otro ejemplo muy claro. “Una de las medidas que tuvieron que llevarse a cabo ha sido el montaje de UCIs en tiempo récord en los lugares más inesperados de los hospitales como bibliotecas y gimnasios. Estas nuevas UCI había que dotarlas de enfermeras y enfermeros con una preparación especial en cuidados críticos, por lo que ha sido necesario reciclar enfermeros y enfermeras en tiempo récord paraque pudiesen trabajar allí con todas las garantías de preparación y entrenamiento. Hemos salvado la situación por el compromiso de la profesión con los pacientes y su voluntad firme de vencer al virus, aun jugándose sus vidas”, concluye.